La momia inca descubierta hallada en el desierto de Atacama de Chile, podría haber sido victima de un ritual que acabó con su vida. Los análisis forenses mediante pruebas de ADN han indicado que la muerte pudo haber sido producida por un ritual.

El misterio de esta momia Inca cuyo cráneo fue golpeado fuertemente, ha sido revelado, información obtenida el periódico DailyMail, hace poco más de un mes

La momia fue adquirida a finales del siglo XIX por la princesa Teresa de Baviera, famosa exploradora y etnóloga alemana. La momia permaneció en Alemania durante más de un siglo en la Colección Arqueológica de Estado de Baviera.

Resuelto el enigma de la momia inca con el test de ADN

Recientemente, tras varios estudios y análisis se ha descubierto que los restos momificados pertenecen a una mujer inca de unos veinte años que sufría una infección parasítica tropical conocida como enfermedad de Chagas

Esta grave enfermedad podría haber sido la causa de la muerte, sin embargo, los científicos consideran que podría haber sido asesinada en un homicidio ritual, ya que las grietas en el cráneo indican que fue golpeado por un objeto afilado. El cuerpo de la joven de 20 años fue enterrado en el desierto de Atacama. La acción de la arena y del aire ha momificado de forma natural el cuerpo de la joven Inca. Los elementos naturales de aire y arena deshidrataron el cuerpo y produjo su momificación.

Antes de la llegada de los españoles al nuevo mundo, los homicidios rituales eran bastante comunes en la cultura inca. Las victimas solían ser mujeres y niñas, generalmente de entre 13 y 14 años. Estos sacrificios humanos eran conocidos como Capacocha, y se realizaban con motivo para solicitar a los dioses una buena cosecha.

Los investigadores han datado que la momia tenía unos 20 años y a pesar de no poder confirmar al cien por cien que fuera víctima de un sacrificio, se ha detectado mediante los análisis de ADN que la chica estaba gravemente enferma. Por lo que da a suponer que fue sacrificada.

El cráneo presenta un brutal trauma lo que indica que fue golpeada varias veces con un objeto y que provoco su muerte. En la universidad de Munich se han realizado test de ADN más profundos para poder averiguar más sobre los órganos y esqueletos de la momia. Los análisis forenses de ADN realizados en el pelo indican que la joven se alimentaba prácticamente de maíz y alimentos marinos. Esta momia de más de 1600 años de antigüedad