Un locus genético (palabra latina cuyo plural es “Loci”) se refiere a una particular zona en un gen. Los científicos examinan el ADN por secciones, tomando sólo pequeñas partes de los cromosomas y examinando los genes funcionales de los mismos, no escogen el estudio de cada Locus al azar, se analizan aquellos que tengan información activa. El cuerpo humano contiene alrededor de 70.000 genes, sin embargo los científicos aún desconocen el número exacto.

En las pruebas de ADN, el laboratorio analiza un número fijo de marcadores y comparan estos marcadores para determinar si existe una posible relación biológica entre las dos personas. Los laboratorios acreditados con la normativa ISO 17025 tomarán 21 loci como objeto de un examinación, sin embargo aquellos que no tengan esta acreditación tomaran como medida de estudio menos loci ya que eso hace que el proceso sea más rápido y más barato, aunque menos fiable.

Las pruebas de paternidad de ADN se basan en la comparación de los loci entre el ADN del niño y el ADN del padre. Si cada uno de los Locus genéticos en el ADN del presunto padre es idéntico a los del perfil genético del niño, se dará la Inclusión de Paternidad.