Científicos han podido secuenciar el ADN de un oso de hace 400.000 cuyos restos fueron encontrados en el yacimiento de Atapuerca.  La sierra de Atapuerca  es un pequeño conjunto montañoso situado en Burgos y  contiene la colección más grande de restos humanos de la antigüedad, ha sido también declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco por sus increíbles hallazgos arqueológicos.

En Septiembre del 2013, la prestigiosa revista estadounidense PNAS (Proceedings of the National Academy of Sciences) publicó que un equipo internacional, del cual está formado por varios científicos españoles, han logrado secuenciar el genoma mitocondrial de un oso de hace 400.000 años a partir de pequeños fragmentos de ADN obtenidos en muestras arqueológicas de un hueso hallado en la Sima de los Huesos (sierra de Atapuerca).

El ADN secuenciado del  oso (ursus deningeri) en Atapuerca de hace más de 400.00 años,  es el ADN más antiguo recuperado hasta ahora. El análisis del  genoma mitocondrial muestra que el ursus deningeri es una divergencia temprana del linaje al que pertenecen todos los osos de las cavernas de Europa occidental en el pleistoceno tardío. En la Sima de los Huesos además se conservan fragmentos de más de 200 esqueletos.

Previamente ya se habían  recuperado fragmentos del ADN de plantas de hace 800.000 años y en Junio del 2012 incluso el genoma de huesos de un caballo de 560.000 y 780.000 años, pero todos eran restos hallados en climas muy fríos, el Ártico y norte de Canada. Sin embargo en climas templados el ADN se deteriora más fácilmente, el clima caluroso afecta la conservación del ADN y hasta ahora, el más antiguo databa de entre 100.000 o 120.000 años atrás.

Una vez muere el organismo,  el ADN rara vez sobrevive y si lo hace son muy pocas las moléculas que permanecerían, además su estudio resulta complicado debido a su pequeño tamaño. Sin embargo los científicos de este proyecto han desarrollado una metodología que permite poder trabajar con fragmentos prácticamente diminutos de ADN y poder recomponer el genoma de la mitocondria. Haga clic aquí para obtener más información sobre l’ADN mitocondrial.

Además en sus resultados han demostrado que el ADN puede sobrevivir cientos de miles de años fuera del permafrost , por lo que abre una puerta hacia el análisis y descubrimiento de otros fósiles y hallazgos. Es la primera vez que se recupera material genético de esta antigüedad y que no ha estado conservado en hielo.  Este dato revela que el ADN puede conservarse durante cientos de miles de años en las cuevas .

Juan Luis Arsuaga, codirector del yacimiento de Atapuerca  y autor de la investigación comentó  “Esperamos que la metodología que presentamos aquí ayudará a recuperar secuencias de ADN antiguo  que nos permitirá conocer su relación exacta con los neandertales, con los humanos modernos y con los antepasados communes”

Con este nuevo método de investigación existe la posibilidad de buscar el ADN antiguo en fósiles humanos como los de la Sima de los Huesos pertenecientes a la especie Homo heidelbergensis.

La secuenciación del ADN del oso de Atapuerca, supone un avance en la ciencia, con esta nueva técnica descubierta, posiblemente también pueda  secuenciarse el ADN del hombre preneardental.